Blogia
Sebastián es ¡Andalú!

HABLANDO CON PAYASO

HABLANDO CON PAYASO Ahí no se ve, pero delante de mí está Payaso, un nuevo amigo que han colgado en mi alfombra de colores. Payaso no habla, pero tiene una cara muy simpática. A veces me pongo a hablar con él, le cuento de mi vida con estos dos tipos que están seguros de que son mis padres, de lo bonita que es la cuna, de lo sorprendente que es el biberón. Pero se me olvida que Payaso aún no sabe hablar, así que cuando le hago alguna pregunta y no me contesta, me desespero y grito y me enfado con él. Porque también quiero saber cosas de Payaso. Algunas veces veo que mi padre habla como si fuera Payaso, otras veces es mi madre. Yo finjo que no me doy cuenta, vamos que sé que son ellos los que hablan porque Payaso, de tener voz, tiene otra voz que no es esa voz de pito que pone mi padre ni la voz aguda de mi madre. Es otra.

Todavía no le he puesto nombre. Payaso es un nombre bonito. Me gusta ese nombre.

A mí me siguen llamando cualquier cosa menos Sebastián.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres